Coris

El coris (coris monspeliensis) es una pequeña mata que tiene la cepa bastante gruesa.
La planta está formada por muchos tallos de diferentes tamaños que se encuentran recubiertos por bastantes hojas; estas hojas son muy estrechas, con poco más de 0,5 mm. de ancho y un largo que puede oscilar de 3 a 10 mm.
Son carnosas, totalmente lisas, su forma es redondeada en el extremo y están directamente unidas a los tallos.
La época de floración depende mucho de la zona en la que se encuentre la planta.
Las flores tienen un color morado o rosado y están formadas por un cáliz acampanado que se divide en 5 dientes triangulares en la parte alta.
Estos dientes tienen un color rojizo y de ellos salen unas espinas que forman una especie de
El fruto es una pequeña cápsula que se encuentra almacenado en el cáliz.
La parte de la planta que interesa es la raiz.
Actualmente es un medicamento que se utiliza para provocar el vómito.
La parte que le hace actuar como vomitivo es la raíz.
Pero hay que tener mucho cuidado con este efecto y utilizar la planta solo en casos extremos; resulta muy peligroso acostumbrarse a su uso, ya que los vómitos muy continuados pueden traer consigo enfermedades del aparato digestivo así como problemas de anemia y desnutrición.
Si se reduce la planta a un polvo muy fino se puede espolvorear sobre úlceras o heridas a fin de acelerar con ello su cicatrización.
Como utilizarla
Cocción: Se calienta una cacerola con agua y se añade la planta, de forma que quede diluida al 2 %. Se toma una taza de este preparado todas las mañanas en ayunas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Menta

Hierba mora