El grosellero y la grosella

El grosellero florece en primavera. Se reproduce vegetativamente a partir de unos pequeños fragmentos que se cortan al principio de la primavera, antes de la aparición de las hojas. También se puede reproducir a partir de injertos de las ramas inferiores. Con fines medicinales se recolectan los frutos, a partir de julio, cuando ya están maduros. El jugo de grosella contiene diversos azúcares, como la glucosa y la levulosa, que son los que le dan ese gusto dulce tan característico.
También aparecen diversos ácidos como el málico, el cítrico, tartárico, salicílico, etc. que proporcionan el sabor agrio de los frutos. Asimismo pueden aparecer pectinas. Son un fuente importante de vitamina C. Constituyen un buen aperitivo, sobre todo cuando se comen a primera hora en el desayuno. Son muy diuréticas y se considera que poseen una importante acción antiinflamatoria gastrointestinal. Jarabe de grosellas: se prepara a partir del jugo fresco de los frutos recién prensados , sin fermentar. Se mezcla un kilogramo de azúcar con 0,5 kilos de jugo de grosella y se remueve hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. No es necesario filtrarlo para consumirlo, siempre en forma moderada. Infusión: con una cucharada de postre por taza. se pueden consumir hasta tres tazas al día. Fuente de la imagen http://bellquel.bo.cnr.it/scuole/serpieri/erbario/immagini%20erbacee%20spontanee/Sassifragacee/Ribes%20rubrum.gif

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Hierba mora

Menta