Bardana o lampazo mayor

La bardana (arctiumm lappa) recién florece durante su segundo año de vida, ya que durante el primer año solo desarrolla las raíces y la parte más baja de la misma. Durante el segundo año, se puede proceder a la recolección de las raíces, esto se debe hacer con sumo cuidado para evitar que se rompa, una vez recolectada, se debe lavar y luego cortarla para poder secarla, se puede dejar al sol, pero lo mejor es secarla junto a la estufa, tratando de que la temperatura no sobrepase los 70º. Las raíces contienen compuestos instaurados como polienos, taninos y fitohemaglutinina, que le dan propiedades antibacterianas y antifúngicas, gracias a esta ultima propiedad es que la planta es utilizada contra el acné , los abscesos y las ulceraciones tórpidas. También es hipoglucemiante, astringente y diurética, por lo que su uso esta recomendado en caso de padecer diabetes, disquencia biliar, gota y reumatismo. Como consumirla: para lograr su decocción se añaden 30 gramos de la raíz a un litro de agua hirviendo, dejándola en remojo durante, al menos, 10 minutos. Este liquido se filtra y se pueden tomar como máximo tres tazas al día en forma repartida (no todas juntas). El polvo de raíz se puede tomar a razón de tres gramos al día. El aceite de bardana se puede aplicar directamente sobre el cuero cabelludo para combatir la caspa. También se pueden preparar pomadas que se aplican sobre heridas o ulceras, esto hace que las mismas cicatricen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Menta

Hierba mora