Aro

El aro (arum italicum) es una planta perenne, la cual posee un tubérculo subterráneo y de él crecen las hojas y las flores.
Sus hojas envuelven el tallo floral, y protegen la inflorescencia, cuyo nombre es espádice. 
Las flores despiden un olor que resulta sumamente desagradable para las personas, y que, sin embargo, es muy agradable para los insectos polinizadores.
Florece en primavera, y a principios del verano ya tiene todos los frutos maduros.
Para uso medicinal se recolecta el rizoma, que debe ser bien lavado para quitarle todo vestigio de tierra, luego hay que pelarlo y cortarlo por la mitad para ponerlo a secar. La mejor época para cosecharlo es a principios de la primavera ya que es la epoca durante la cual los principios activos se mantienen mas activos.
Esta es una planta venenosa, pero su toxicidad desaparece con el calor, es por esto que es muy importante desecarla.
Igualmente hay que tener mucha precaución cuando se consume.
Los rizomas poseen un 70% de fécula y también una saponina de tipo glucosídica.
El tubérculo de esta planta se uso durante mucho tiempo como expectorante, para combatir catarros bronquiales y como purgante. 
Por via interna su uso está totalmente desaconsejado, pero por vía externa es de mucha utilidad, sobre todo cuando hay quemaduras, ya que estas sanan rápidamente gracias a la aplicación sobre ellas de hojas frescas.
Si se produce intoxicación por su consumo, hay que vaciar completamente el estómago y luego dar de beber aceite. Posteriormente se le debe dar leche, té o café a la persona que sufrió la intoxicación en un ambiente cálido.
Como utilizarla
Cataplasma. Se machaca un pedazo de rizoma en un mortero, una vez que se convirtio en pasta, se extiende por la verruga o callo, se tapa con una venda y se renueva la aplicación cada 12 horas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Menta

Hierba mora