Primavera

La primavera florece muy al comienzo de la primavera (por eso se llama así) y lo que se utiliza con fines médicos es el rizoma, la raíz, las flores y las hojas. En las flores aparecen abundantemente flavonoides, saponinas y otros compuestos. En el rizoma se encuentra la saponina, que determina la acción balsámica, fluidificadora de las secreciones bronquiales. Los flavonoides le dan a esta planta una acción espasmolítica, , diurética y antiedematosa. Los derivados del ácido salicílico que contiene esta planta le dan propiedades febrífugas, analgésicas y antirreumáticas. La primavera está especialmente indicada en caso de catarros, bronquitis , asma y sinusitis, además es muy recomendable en caso de oliguria (micción escasa), edemas, cistitis, dolores reumáticos y gota. Como consumirla: Infusión de hojas y flores: a partir de 5 gramos de hojas y flores machacadas, se prepara una infusión de la que se pueden tomar hasta tres tazas por día. Extracto fluido: se usa internamente a razón de 20-25 gotas 3 veces por día. O sino también en forma de compresas, diluyendo el extracto al 5% en agua caliente, se puede utilizar de esta forma en caso de golpes, ya que tiene efecto analgésico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Menta

Hierba mora