Harpago

El harpago (harpagophytum) es una planta originaria del desierto del Kalahari y de las regiones que lo rodean. Es un planta herbácea, vivaz, que crece arrastrándose por el suelo, con hojas alternas de borde dentado y flores solitarias tubulosas, de color rojo, que se sitúan en las axilas de las hojas. El fruto, en forma de cápsula, presenta numerosas espinas. Sus gruesas raices buscan en la profundidad del suelo la escasa humedad de éste, y tienen raices secundarias en forma de tubérculo.
Diversos estudios científicos han demostrado clínicamente  su eficacia para aliviar y curar la artritis, además de mejorar los problemas de digestión. De este modo, quedó en evidencia la propiedad del harpago para estimular los niveles de actividad de los intestinos y la vesícula biliar. Por lo tanto, también es considerado un tónico y digestivo natural.
Propiedades benéficas:
Artrosis, artritis, gota, lumbago y otras afecciones se pueden combatir a través de este tratamiento natural, eficaz y sin efectos secundarios. Conviene tenerlo en cuenta sobre todo cuando se trata de enfermedades que suponen tratamientos de larga duración. Estos son los motivos por los que el harpago es recomendado por miles de especialistas.
Esta planta facilita la eliminación de los residuos procedentes del metabolismo proteico responsables sobre todo en el caso de la gota, , de la inflamación y del dolor. Las toxinas son proteínas o lipopolisacáridos que causan daños concretos al organismo, que las destruye por la acción de las enzimas, principalmente en el hígado.
Al usar cremas que contengan harpago, lo ideal es realizar fricciones en la zona a la que previamente se haya aplicado calor, ya que de esta forma se  facilita la penetracióin de la pomada. Durante el invierno conviene utilizar lanas y tejidos, y procurar aumentar el calor local de la zona dolorida.

Comentarios

Entradas populares