Fumaria

La fumaria (fumaria officinalis) es una planta de desarrollo anual, después del cual muere. En su ciclo vital, al llegar a la madurez, alcanza una altura de setenta centímetros.Su desarrollo suele darse en los bordes de caminos y, en general, en terrenos sin cultivos.
El tallo, de sección angulosa, presenta ramificaciones que comienzan desde la parte baja y continúan hasta el ápice. En su parte inferior presenta tonalidades rojizas.
Las hojas tienen una coloración verde apagado, que en determinadas zonas es casi blanquecina. Presentan gran cantidad de divisiones, con segmentos lineales.
Florece en los meses de primavera, cuando dan lugar a unos racimos de florecillas, cada una de ellas de tamaño bastante pequeño, pues son menores de un centímetro de largo y bastante estrechas; suelen presentar una coloración burdeos.
Tienen cuatro pétalos que no se distinguen bien pues parecen estar soldados entre sí, formando una única unidad. Cada flor aparece unida al tallo por un pequeño peciolo.
Después de madurar se forma un fruto en cuyo interior hay una única semilla que será la responsable del nacimiento de una nueva planta el año siguiente.
La parte a recolectar es la planta florida y se efectúa al comenzar la floración -entre abril y junio-, procediendo posteriormente a una desecación rápida y a la sombra para conservar así el color de las flores.
Posee ácido fumárico y ácidos fenólicos, como el cafeico y protocatéquico.
Contienen asimismo flavonoides derivados del quercetol que le proporcionan acción espasmolítica, colerética y colagoga, por lo que se emplean en disquinesias biliares, colecistitis, colelitiasis, cirrosis, hiperlipidemias y procesos que cursan con arteriosclerosis.
Tienen asimismo alcaloides, entre los que se encuentra la protopina -también llamada fumarina- que le confiere acción antihistamínica, antiasmática, antiinflamatoria y antiserotonínica.
Además podemos encontrar sales potásicas que le dan acción como diurético y depurativo.
Se ha observado una actividad cardiotónica y antiarrítmica, por lo que su empleo en hipertensión, oliguria, urolitiasis y edemas resulta también apropiado.
Su sabor amargo se debe a la presencia en taninos, por lo que es difícil de eliminar.
Como consumirla
Jugo de la planta fresca. Cuarenta gramos que se pueden administrar tres veces al día, antes de las principales comidas.
Infusión. Cuarenta gramos se infunden durante quince minutos en un litro de agua, pudiendo tomar dos o tres tazas al día, antes de las comidas.
Extracto fluido. Quince gotas en medio vaso de agua, antes de las dos principales comidas del día.
Polvo. Siete gramos de planta seca que se reparten a lo largo del día en varias tomas.
Existen comprimidos comercializados que contienen unos cuatrocientos miligramos del extracto seco nebulizado; se pueden tomar cinco comprimidos cada día.
Polvo para uso externo. Se preparan infusiones de la sumidad florida, troceada y desecada, aplicándolo sobre eczemas y en forma de compresas dos veces al día.

Comentarios

noticias ha dicho que…
guaaa!! me encanta el blog, estan preciosas como se nota que las cuidas muy bien un saludo
Admin ha dicho que…
muchas gracias!!!! Saludos

Entradas populares de este blog

Menta

Capitaneja

Hierba mora