Trébol

El trébol (trifolium pratense) es una hierba perteneciente a la familia de las leguminosas, tan numerosa que cuenta con más de 11.000 especies de árboles, arbustos, matas y hierbas, distribuidas por todo el planeta.
Se caracterizan principalmente por su fruto, conocido como legumbre.
Esta familia comprende gran número de especies de suma importancia agrícola, como las arvejas, las lentejas, etc.
También son frecuentes los alcaloides, algunos de ellos bastante tóxicos.
El trébol crece en praderas y pastos, sobre todo cuando el suelo es muy calcáreo.
Para su recolección se espera al comienzo de la floración; una vez recogido, se extiende en capas finas a la sombra y en un lugar aireado, pues es muy importante que se seque a fondo. El proceso de secado también se puede hacer en secaderos especializados, en donde las condiciones del proceso se encuentran estandarizadas.
Las flores de este trébol contienen un glucósido llamado trifolina, además de taninos, glucósidos, ácidos orgánicos y pigmentos.
En las hojas se ha comprobado la existencia de asparagina y otros muchos compuestos como tirosina, xantina, proteínas y compuestos sulfurados.
La medicina tradicional empleaba el trébol para curar afecciones del tracto respiratorio, como la bronquitis, la tos y la ronquera.
Por último, hay que añadir que esta planta tiene propiedades diuréticas que le confiere la asparagina.
Como consumirla
Decocción. Se ponen a hervir en agua de 4 a 6 cucharaditas de flores, dejándolo durante 10 minutos. Una vez filtrado, se toma a lo largo del día en pequeños sorbitos.
Aplicación externa. Se emplea en baños y compresas, para enfermedades de la piel.
El trébol también forma parte de numerosas mezclas de uso pectoral y estomacal, jugando además un papel muy importante no sólo como medicamento sino también como excipiente, al actuar como conector del sabor y olor de las preparaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Menta

Hierba mora