Fucus

El fucus (fucus vesiculosus) -también llamado lechuga de mar- pertenece a las algas pardas o feoficeas, en las cuales el verdor característico de la clorofila queda oscurecido por otros pigmentos, principalmente uno llamado ficoxantina, de color oscuro.
Como muchas otras algas marinas, es capaz de acumular yodo en unas estructuras llamadas yoducos, lo que le confiere una acción estimulante tiroidea, aumentando el metabolismo celular.
Por esta razón se utiliza con mucha frecuencia en las terapias de obesidad.
Además del yodo, también es muy rica en potasio, bromo, cloro, magnesio, calcio, hierro y sílice,por lo que se convierte en una planta con un gran efecto remineralizante.
Y las sales potásicas le dan un efecto diurético.
Otros componentes del alga son sustancias mucilaginosas como la algina y el glucosano soluble laminarina.
Éstas, en contacto con agua, se hinchan en el estómago sin ser asimiladas, cumpliendo así un papel de agentes saciantes del apetito, ademas de ejercer una suave acción laxante.
Tambien actúa como protector de las mucosas digestivas.
La laminarina ejerce una acción reductora del colesterol y otros lípidos.
Como consumirla
Baños de fucus o pomadas de alga, dentro de la terapia antiobesidad.
Alginato cálcico en polvo. Se aplica sobre heridas con el fin de parar la hemorragia y acelerar la cicatrización.
Decocción. Se utilizan de 10 a 15 gramos del alga en un litro de agua. Se hierve durante 5-6 minutos y se pueden tomar de 2 a 4 tazas al día.
Extracto fluido. Entre 25-40 gotas, antes de las principales comidas.
Jarabe. Contienen hasta un 10% de riqueza en fucus. Para prepararlo se hace lo siguiente: se toma una cucharada grande 4 veces al día.
Polvo del alga. En cápsulas o en comprimidos, se consumen de acuerdo con la cantidad que tengan de principios activos y siempre según criterio médico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Hierba mora

Menta