Alfalfa o mielaga

La alfalfa o mielga (medicago sativa) es una planta que dura varios años y renace después de cortarla. Puede llegar a medir hasta un metro de altura, con las hojas de tres en rama, de hojuelas oblongas y dientecitos en su extremo. Las flores son de color azulado o violáceo y forman ramilletes. En cuanto al fruto, se trata de una pequeña legumbre arrollada en forma de caracol.
La floración de la alfalfa se da en la primavera y se prolonga durante todo el verano.
De la recolección interesan las partes aéreas, principalmente por su alto contenido en vitaminas.
Una vez recolectada se debe conservar en estado fresco, ya que es así como normalmente se utiliza.
En la alfalfa encontramos una composición muy rica en sales minerales: calcio, potasio, fósforo, hierro.
También contiene isoflavonas y una gran cantidad de vitaminas, siendo la más abundante la vitamina C.
Después le siguen los carotenos, la vitamina K, la D y por último la vitamina E.
Por la vitamina K tiene acción hemostática, esto es, capacidad de parar una hemorragia; pero antes de su administración conviene hacer pruebas de coagulación, por si hubiera algún problema.
Otra de sus virtudes es que actúa como agente estrogénico gracias a las isoflavonas.
Por último, debido al alto contenido de sales orgánicas, posee acción antianémica.
Por tanto, está especialmente indicada en anemias por deficiencias vitamínicas o minerales, así como en convalecencias.
También en hemorragias capilares, nasales, gástricas y en problemas de hemorroides.
Como posibles efectos secundarios se ha descrito una posible relación entre la toma de alfalfa y la pancitopenia, así como una presunta reactivación del lupus eritematoso.
Pero estos efectos secundarios son muy específicos y no suelen darse fácilmente.
Por tanto, se puede tomar con relativa seguridad, aunque siempre es mejor consultar con su medico ya que es el que mejor puede asesorarnos.
Como consumirla
Infusión. Una cucharada de postre por taza. Se pueden tomar hasta tres tazas al día.
Polvo. De una a dos cucharaditas de café al día, o bien tomándolo encapsulado en dosis que no superen los 500 mg., tres veces al día.
Extracto seco. El extracto seco se puede encontrar en centros especializados. Se toma a razón de 500 mg. al día.

Comentarios

Entradas populares