Laurel

El laurel (laurus nobilis) es un arbusto de hoja perenne que se caracteriza por la presencia de hojas espesas, largas y ovales, de aspecto coriáceo. Sus frutos son bayas brillantes y de color negro. Crece en estado silvestre en zonas húmedas, sombrías y del litoral.
Entre sus componentes cabe destacar que posee ácido acético, fórmico, pelargónico, propiónico, cinámico, láurico, caproico, linoléico, oleico, lípidos, carbohidratos, fibra, calcio, potasio, magnesio, fósforo, vitamina C y B6 y ácido fólico.
Es un importante estimulante del aparato digestivo, antiespasmódico, hepático y carminativo; ayuda a aumentar las secreciones y favorecelos movimientos peristálticos contribuyendo a facilitar la digestión. Se prepara una infusión de un par de hojas en una taza de agua, se hierve durante 10 minutos y se beben 4 tazas por día.
Actúa como expectorante, fundamental para casos de bronquitis y gripe, incluidas todas las afecciones del aparato respiratorio. Se realiza una infusión empleando un puñado de hojas de laurer y se beben tres tazas diarias. Se puede usar el aceite esencial para el mismo fin, la cantidad son cuatro gotas tres veces por día.
Ayuda a combatir las enfermedades reumáticas, aliviando el dolor y desinflamando las articulaciones afectadas. Se prepara un bálsamo machacando, en un morter, un buen puñado de bayas de laurel maduras, se ponen a hervir cubiertas de agua durante unos 10 minutos y se exprimen en un lienzo, dejando enfriar el líquido. Posteriormente se recoge la capa de grasa que flota y se aplica mediante fricciones sobre la zona afectada.
Favorece la eliminación de líquido del cuerpo, siendo útil para casos de obesidad y para aquellas dolencias que requieren eliminación de agua y toxinas, cuidando de esta manera los riñones. Se hace una infusión de un par de hojas en una taza de agua durante 10 minutos y se beben 4 tazas diarias.
Regula la menstruación, disminuyendo aquellas que son abundantes y favoreciendo las que son pobres. Se prepara una infusión de un par de hojas en una taza de agua. Se toma durante siete días, antes de la menstruación, dos tazas cada día.
Resulta adecuado mpara el tratamiento externo de las afecciones de la piel, principalmente aquelas causadas por hongos como así también las provocadas por golpes, úlceras, quemaduras o acné.
Para aliviar los dolores de cabeza se recomienda aspirar el humo que emana de sus hojas incineradas.
Atención las mujeres embarazadas no deben beber la infusión de esta planta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Hierba mora

Menta