Nemorosa

Nemorosa
La nemorosa (anemone nemorosa) es una planta herbácea de la familia de las ranunculáceas.
Tiene un rizoma horizontal muy ramificado, poco grueso, pero muy recio; de este rizoma arranca un frágil vástago florífero de aproximadamente 40 cm. de altura, con una sola flor en su extremo y 3 hojas salidas a un mismo nivel, muy segmentadas.
La flor está formada por un número variable de sépalos; tiene muchos estambres y en el centro de la flor se encuentran apiñados numerosos frutos minúsculos; estos tienen, cada uno, una sola semilla y están cubiertos por un fino vello.
Se cría en los bosques, donde forma colonias gracias a la extensa ramificación de su rizoma.
Florece al comenzar la primavera.
De la recolección interesan las hojas, flores y rizoma, pero sólo en estado fresco.
La composición de la nemorosa es similar a la de la pulsatila.
La sustancia más destacable que se puede recoger destilando esta planta es el anemonol o alcanfor de anemone. Este compuesto forma cristales incoloros, insolubles en agua.
La nemorosa puede presentar algún efecto desagradable si se utiliza en dosis normales.
Por esta razón, esta especie no debe emplearse sino externamente, y siempre siguiendo las indicaciones del médico.
Las propiedades que se atribuyen a esta planta son como vesicante, antibacteriano y antitusivo.
Es importante recordar que para que la planta tenga actividad debe usarse en estado fresco, sobre todo si queremos beneficiarnos de la acción vesicante -esto es, de la propiedad que tiene la nemorosa de producir ampollas en la piel.
Como utilizarla
Vinagre vesicante. Con un litro de buen vinagre y un puñado de la planta fresca. Se introduce en una botella todo junto y se deja macerar unos 10 días, pasados los cuales se filtra y se guarda.
Planta fresca. Se machaca la planta fresca, reduciéndola a papilla y aplicándola directamente sobre el pecho.
Resulta un buen remedio en problemas de bronquitis, sobre todo en niños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Hierba mora

Menta