El aceite de oliva y el maní promueven corazones sanos

Las propuestas más nuevas sobre las grasas dietarias, incluyen el concepto que los ácidos grasos monoinsaturados ayudan a disminuir el colesterol total y el LDL, con el beneficio agregado que al reemplazar el consumo de grasas saturadas por el de grasas monoinsaturadas, se mantienen niveles adecuados de colesterol HDL, el que trabaja a favor del corazón. Un estudio reciente plantea que las dietas elevadas en ácidos grasos monoinsaturados del aceite de oliva, los maníes y el aceite de maní también reducen las concentraciones de triglicéridos circulantes en sangre. Por sus propiedades antioxidantes, antitrombóticas y antihipertensivas, los ácidos grasos monoinsaturados también pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. En los estudios efectuados, el aceite de oliva era el que producía los mayores beneficios, disminuyendo el riesgo de enfermedad cardiovascular en un 18% en tanto que los productos derivados del maní bajaban este riesgo en un 15%. Otros aceites con contenidos similares de ácidos grasos monoinsaturados, son los de soja y algodón

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Menta

Hierba mora