Cardo santo

El cardo santo (cnicus benedictus) es una planta herbácea anual que puede llegar a medir hasta setenta centímetros de altura.
Sus hojas son de gran tamaño, en comparación con el resto de la planta, tienen espinas y su color es verde pálido. Estas hojas poseen sabor sumamente amargo.
Florece en primavera y verano y sus flores son de color amarillo.
En la parte medicinal lo que se utiliza son los extremos tiernos de la planta. La recoleccion debe realizarse antes de la floración, y se debe secar posteriormente en un sitio aireado y con sombra.
Entre su composicion quimica podemos encontrar aceite esencial, taninos, sales minerales, flavonoides musilagos y alcaloides, entre otros.
Es un excelente antitérmico, se usa para desinfectar heridas, en caso de padecer asma y en caso de sufrir herpes zozter, siempre usandolo, en este ultimo caso, en forma externa.
Por sus principios amargos es un excelente aperitivo, ya que estimula a que se abra el apetito.
También se utiliza en caso de anemia, problemas hepáticos y en el tratamiento de diarreas.
Atención: está contraindicado en caso de sufrir hiperacidez.
Como utilizarlo
Decocción:
se colocan 10 gramos de cardo santo en un litro de agua, se hierve y una vez colado, el líquido se utiliza para empapar un paño. Esto se puede utilizar para aliviar los sabañones.
Tintura: Sirve para calmar los dolores agudos causados por la artritis. Se prepara dejando fermentar la planta en alcohol durante varios días. Se deben consumir hasta 50 gotas divididas en tres tomas tres veces por dia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Menta

Capitaneja

Hierba mora