Mostaza negra

La sinigrina es el componente principal de las semillas de mostaza negra, que tras sufrir una hidrólisis se transforma en lo que habitualmente se denomina esencia de mostaza; ésta contiene isotiocianato de alilo, responsable de su acción ve disminuidos en parte sus efectos por la presencia de mucílago, que también se encuentra patente en la esencia de mostaza. Habitualmente se emplea de forma tópica, en problemas reumáticos, afecciones respiratorias, problemas menstruales y neuralgias. No se debe dejar en contacto con la piel mas de 15 minutos ya que puede ocacionar ulceraciones. Esta planta nunca se debe emplear por vía oral porque habitualmente provoca procesos de gastroenteritis y convulsiones, llegando a desencadenar incluso la muerte por colapso cardiorespiratorio. Se debe usar siempre en uso externo. Baño: se añaden 150 gramos de harina de mostaza en un saquito que se introduce en una bañera con agua caliente. Popularmente se ha venido empleando contra la parálisis motora. Pediluvio: es un baño de pies que se realiza añadiendo 25 gramos de la harina de mostaza a un litro de agua; se emplea popularmente para combatir casos de neuralgias. Cataplasma: se prepara una mezcla de harina de mostaza diluida en agua a 40º junto con tres partes de harina de linaza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capitaneja

Menta

Hierba mora